UN MILLÓN DE GRACIAS....
Escrito por Administrator   
lunes, 14 de noviembre de 2011

ImageA todos los niños y niñas que a lo largo de 18 años han participado de esta maravillosa aventura que es el teatro y especialmente a los que en estos últimos años han compartido conmigo la aventura en el Rinconcito de Tenteatro

Gracias a los padres y madres por depositar su confianza en mí y prestarme por un ratito a sus hij@s para construir un mundo hecho de fantasía, imaginación y mucho… mucho afecto.

Gracias a los creativos, siempre ha sido fundamental su ayuda. El Rinconcito no hubiera lucido tan lindo sin sus horas de dedicación y el cariño que en ello pusieron. Los decorados de los espectáculos si los hubiera dejado de mi mano,  hubiesen sido un autentico desastre. Gracias por haber recogido siempre tan bien lo que yo quería y por aguantarme.

Gracias a  la “costurera mágica” siempre dispuesta a todo. Desde que empecé en el Juan del Río siempre incondicional… igual para un roto que para un descosido. Siempre al pie del cañón…

Gracias a los magos de la cartelería elaborada para convocar cada convocatoria de actividades. Verdaderas maravillas hechas con mucho cariño y a veces con poco tiempo, pero que siempre me hicieron gritar al verlas  un ¡oooh!.

Gracias a todos los comerciantes que desde hace tres años han colaborado con Tenteatro en el día de la recogida de Huevos por Carnavales. Gracias por echarle tanto cariño y hacer que esa tarde para los niños fuera especial, con sabor a golosinas. Y por supuesto a todos los acompañantes que se sumaban al pasacalle y me ayudaban a llegar a buen puerto con casi todos los huevos intactos.

ImageGracias por esas clases con papás y mamás en la plaza de la iglesia y por las maravillosas meriendas para reponer energía. Me costaba diferenciar quien era el niño y quien el adulto…

Gracias a las personas que han ido dejando disfraces, cachivaches, pinturas o libros  en el rinconcito para alegría de los niños y de la monitora.

Gracias al Colegio Juan del Río Ayala por acudir siempre a nuestra llamada para el día del libro. Por contagiarnos su alegría y regalarnos ilusión para repetir.

A todas las maquilladoras, ayudantes, antiguos alumnos  que en cada espectáculo han prestado su tiempo sólo a cambio de un gracias.

Gracias al Ayuntamiento por haber creído y apoyado nuestra propuesta    (aunque este año lo hayan considerado tan difícil) y poner a nuestra disposición siempre el Centro Cultural y a su técnico.

 Gracias a mis compañeros de la Galería Comercial: a Noelia Torres por llevarme sus ramitos de eucaliptos de vez en cuando,  a Carmen que desde que puso su mercería las tardes huelen a café y a hogar. A Carlitos, el zapatero y el  guardián del Rinconcito… No hay peligro si pierdo las llaves, siempre esta Carlos… o si se me despega la moqueta, ahí está Carlos… o si necesito un cepillo. Bueno a Carlos no lo perderé de vista porque ahora viene el tiempo de recortes y Carlos para eso es una máquina.

Y gracias a mi familia que siempre me han apoyado y han creído en mí trabajo. Siempre se lo han tomado como eso “un trabajo” no un pasatiempo de mamá; por eso han entendido las horas dedicadas, lo exigente que me vuelvo a veces porque quiero las cosas como las quiero. Lo trasto que soy y como pongo la casa patas arriba cada vez que se acerca un espectáculo. Gracias por no dejarme tirar la toalla cuando casi me rendí y por ser mi mayor inspiración. Y por entender que a veces hable sola…

En fin… muchas gracias y en algún escenario nos veremos.

Image