AGREGAR A FAVORITOS
foral design
El Regalo....Eloy MORENO
viernes, 25 de diciembre de 2015

 Una maestra, en el día de su cumpleaños, estaba abriendo todos los regalos que le habían hecho cuando, de pronto, se le acercó una niña que llevaba una pequeña flor naranja en su mano.

-Vaya -dijo la maestra sorprendida al verla- ¿dónde has encontrado esa flor tan bonita?
-Bueno, en realidad no la he encontrado, he ido a buscarla. Esta es una flor que solo crece en las partes más alejadas del bosque, justo a la orilla del lago.

La profesora sabía que el lago estaba a unos seis kilómetros de distancia de la escuela y que aquella niña habría tardado horas en conseguir la flor.
Se emocionó tanto que no pudo evitar derramar unas lágrimas.

-Muchas gracias, muchas gracias, es un detalle tan, tan bonito, pero no debiste ir tan lejos para buscarme un regalo.
-Bueno -contestó la niña- eso también forma parte del regalo.

Image 

 
Palabritas de Lucía
martes, 22 de diciembre de 2015

Image

Un golpe de mando

-Lucía hace una reunión familiar con un único punto en el orden del día:" Elegir presidenta de la casa". Después de varias votaciones y usando toda su artillería verbal no consigue hacerse con  ningún voto a su favor. Descontenta con el resultado concluye la reunión nombrando a su hermana Daniela, vicepresidenta; a mí, secretaria y a ella se otorga el cargo de presidenta y " no se hable más"

¿Entiendes?

-Mamá! ¿ yo soy guapa?
- Claro, muy guapa y aunque, no lo seas, que no es tu caso, para cualquier madre que "se precie" sus hijas siempre son las más guapas. ¿Entiendes?
- Ah, está bien.
- Lucía! ¿ crees que esta blusa me queda bien para bajar a la fiesta?
- Te queda muy bien, mamá.
- ¿ De verdad?
- En serio, mamá. Y aunque te haga más gorda, para cualquier "hija que se precie" a su madre le queda todo muy bien. ¿Entiendes?

 Regalo de cumpleaños

.¡Felicidades mamá!
- Lucía, ya pensé que no me ibas a felicitar. ¿Por qué no me has llamado antes?
-Estaba muy ocupada con la sorpresa. Por cierto, ¿a qué hora vienes esta tarde?

- ¿No me estarás preparando otra comida sorpresa, para celebrar mi cumple?
- No, mamá. ¡Cómo ya no puedes comer casi de nada! Aunque, puedo  prepararte una merienda especial y nos la comemos nosotras.
-¡Que mala! No se te ocurra hacerme eso.
- No te vamos a regalar eso, mamá. ¡Es una sorpresa!
- ¿Dime que me han comprado? Anda...anda…porfi
-¿Comprarteeeeeeeeee?. Nada...No tenemos ni un euro. Te hemos preparado un Show.
-¡Anda yaaaaa! Lucía, si tú me haces un show todos los días. Eso no tiene gracia
- Mamá, pero este es un "show milagroso".
-¿ Milagroso?¿ Por qué?. Me estoy temiendo lo peor
-Mamá!, ¿no me digas que conseguir que Daniela se aprenda un baile, no es un milagro?
-Y ¿sólo actuan ustedes?
- Nooooooo!..¡El gato también!

 ¡Salvame!

-Mamá! estoy haciendo un trabajo para lengua sobre La Duquesa de Pantoja.

 Planes de futuro

-Mamá, yo de mayor quiero ser modelo. Pero si no llego a serlo, seré diseñadora. Y si eso tampoco me sale, entonces ya no tendré más remedio que ser presidenta del gobierno.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
¡Regalad libros a los niños!
lunes, 21 de diciembre de 2015

Una mano tiene cinco dedos. Si tiene cuatro, sigue siendo una mano, por supuesto. Si tiene tres, también. Incluso con dos sigue siendo una mano, tan digna como cualquier otra, claro que lo que pueda hacer será más limitado. Un niño sin un libro sigue siendo un niño, por descontado, pero como ocurre con las manos, lo que pueda hacer también será más limitado. Leer es un superpoder, siempre lo ha sido, y los niños tienen derecho a ser superpoderosos. Por eso, por Navidad, hay que regalar novelas a los niños, pero que sean buenas, por favor, que sean realmente superpoderosas.

Dentro de la literatura infantil y juvenil existen una serie de clásicos olvidados que merecen ser reivindicados, recuperados, exaltados y, sobre todo, leídos, incluso en voz alta, a gritos, parando el tráfico, interrumpiendo todas las conversaciones. Así de importantes son y más importantes todavía, con una I mayúscula tan grande que rasca la oreja del marciano. Imaginación, ternura, aventuras, misterio, intriga, humor, si le quitas esto a un niño lo que queda es un boniato y quién va a comprar unos zapatos de 30 euros para un boniato. Ni Papanoel lo haría.

Uno de estos libros es «Las zapatillas de ballet», (Salamandra), de Noel Streatfeild. Narra la historia de tres niñas huérfanas, hermanas por las circunstancias, que acaban en una escuela de interpretación y descubrirán que el arte no sólo transforma a uno mismo, sino que da el poder de transformar todo lo demás. «Mi escritora favorita es Jane Austen, pero cuando era joven me gustaba mucho Noel Streatfeild. Aún releo «Las zapatillas de ballet»», comenta J. K. Rowling.

Otra maravilla inglesa de mediados del siglo XX es «El jardín de medianoche», de Philippa Pearce, una novela que aúna fantasía y realidad como muy pocas. Tom es un niño a que el sarampión de su hermano le ha impedido sus vacaciones perfectas. Obligado a ir con sus tíos, descubrirá un misterioso jardín, que en teoría no existe, y allí vivirá numerosas aventuras, que puede ser que no existan, pero a quién le importa existir, lo que importa es divertir, y Tom se lo pasará en grande.

Dentro del mismo género está «El bastón mágico», de John Buchan, el autor de «Los 39 escalones», de Alfred Hitchcock. Aquí, un niño se tropezará por casualidad con un bastón que permite a quien lo posee a trasportarse al instante a cualquier lugar y tiempo que desee. Después de sus mil aventuras, verá que la casualidades no existen, lo único que lo hace es la magia.

Una de las mejores escritoras de literatura infantil de la historia, hoy muy poco citada, es Edith Nesbit, cuya obra maestra es «Los buscadores de tesoros» (El barco de vapor). Antecedente de los famosos «Goonies», los hermanos Bastable empezarán a buscar tesoros para recuperar la fortuna familiar perdida y al buscar y buscar, encontrarán de todo, pero sobre todo lo fascinante que es la vida cuando se ambicionan los imposible.

Y ahora una de miedo, o no tanto, pero sí que pone los pelos de punta. En «Los lobos de Willoughby Chase» Joan Aiken creó una auténtica obra maestra presentándonos a Bonnie y su tímida prima Sylvia, que por culpa de los malvados tejemanejes de la señorita Slighcarp se verán abocadas a un orfanato rodeado por temibles lobos. Aunque quizá no son tan terribles y necesiten superar todos sus miedos para recuperar todo lo que les han robado.

Por último, hablar de la serie de «Frances el tejón» de Russell Hoban, tan entrañable como suena.

(Artículo publicado en LA RAZÓN.es)

 
Queridos Reyes Magos
lunes, 21 de diciembre de 2015

ImageSe acercan las navidades. Para algunos estas navidades serán tristes, para otros estarán llenas de felicidad. Para España, en general, serán unas navidades con probabilidades de cambio. Para el mundo serán unas navidades en estado de alerta. Durante este año las noticias malas no han cesado y parece que el mundo no sale del agujero en el que se ha hundido. Así que me he puesto a pensar. ¿Qué puedo hacer yo por mi querido mundo? Entonces tres palabras vinieron a mi mente, Los Reyes Magos. Era algo tan obvio y yo no me había dado cuenta. Quien si no los portadores de magia e ilusión podían ayudar al mundo. Entonces les escribí un correo, porque eso de las cartas ya no se lleva, pidiendo de parte del mundo un par de cositas. Esto fue lo que les puse:

Queridos Reyes Magos:

Como ya habréis visto en las noticias, que yo se que ustedes están muy bien informados, el mundo se nos esta yendo de las manos. Es que no hay noticia alguna que no hable de algo malo. Tenemos que hacer algo, y claro, yo sola no puedo. Por eso les pido que me echen una manita, bueno mejor varias manitas. Yo he hecho una lista de cosas que creo que nos pueden ayudar:

-Ilusión, mucha ilusión.

-El don del dialogo. A ver si nos dejamos de pelear y nos ponemos a hablar un rato.

- No vendría mal un poquito de trabajo. Os dejo ahí la idea y ya veis.

- Un poco de alegría nunca está de más.

- Políticos competentes. Si, ya sé que esto es más difícil pero sé que ustedes pueden.

-Confianza. Si algo necesita el mundo ahora mismo es confiar en que juntos podemos salir adelante.

- Unión. Necesitamos que algo nos una porque juntos somos más fuertes. Seguro que ustedes tienen alguna cuerda de esas irrompibles que nos pueda ayudar.

Para hacer todo esto se necesita un gran poder que yo no poseo. Lamentablemente nunca me llegó mi carta a Hogwarts. Pero bueno cero dramas siempre smile. Estoy segura de que ustedes podrán concedernos estos minúsculos deseos. Espero que tengan un buen viaje y que no les coja mucho tráfico que ya se sabe como están las carreteras en navidad. Les mando un besazo de parte de todo el mundo.

 Atentamente Daniela Q.R. (portavoz no oficial de la población mundial)

 

 
El camello cojito...Gloria Fuertes
domingo, 20 de diciembre de 2015
Image
 
Cuento de Navidad...Charles Dickens
sábado, 19 de diciembre de 2015

Scrooge era de puño apretado, un viejo pecador exprimidor, escurridizo, codicioso, raedor, y avaricioso. Duro y encerrado en sí mismo que tenía un negocio junto con su difunto amigo Marley, quien hace 7 Navidades, porque era Navidad, había muerto. Nadie en las calles le hablaba, pues sabían bien la respuesta venidera.

La mañana anterior a la víspera de Navidad, Fred, el sobrino de Scrooge, lo visita a su despacho para desearle Felices Navidades e invitarlo a cenar a casa. Scrooge rechaza rotundamente la invitación, es grosero y huraño y juzga a su sobrino por no tener mucho dinero. Fred, a pesar de la negativa de su tío, se retira amablemente y sin enojo alguno.

Poco después, un par de caballeros le pidieron a Scrooge que hiciera un donativo caritativo para la gente pobre; no obstante y como era de esperarse, Scrooge se negó a ayudarlos y cuestionó la utilidad de los asilos y las cárceles para la gente necesitada.

Bob Cratchit, empleado de Scrooge quien ganaba tan sólo 15 chelines, estaba transcribiendo cartas en su cuchitril y pasaba un frío intenso, pues Scrooge ahorraba hasta para carbón. Éste esperaba que fuera la hora de salida para regresar a casa con su familia y festejar la Navidad. Scrooge le advirtió que al día siguiente, pese a ser Navidad, tendría que ir a trabajar desde muy temprano sin falta, pues de lo contrario, perdería su trabajo.

Cuando Scrooge regresó a su casa sintió que el ambiente estaba especialmente extraño y misterioso, pero ignorando dicha percepción, se colocó su camisón y gorro de dormir. Cuando éste estaba sentado en un sillón, se oyeron estruendos y campanas en la casa, y el espectro de su difunto socio, Marley, apareció ante él cargando cadenas que representaban su penitencia por haber sido mezquino y avaricioso en vida. En principio, Scrooge no quiere creer lo que ven sus ojos, pero los estruendos y gritos de Marley, lo someten a escuchar. Marley hizo su aparición para advertirle a Scrooge que debido a su comportamiento, él estaba destinado a viajar sin descanso y que aquello también le ocurriría a él de no cambiar su actitud, por ello le daban la oportunidad de reivindicarse y tres espectros se encargarían de visitarlo en las noches consecuentes a la 1:00. Cuando el espectro de marley salió por la ventana, Scrooge se dispone a dormir.

( Un poco de este maravilloso cuento. Anímate a leerlo entero)

Image 

 
La pirata bucanera...Braulio LLamero
domingo, 13 de diciembre de 2015
 ( Regalo de Braulio LLamero a Lucía)

Image-¡Mamá, mamá, he decidido ser pirata bucanera!

A  la mamá de Lucía, 9 años recién cumplidos, casi le da un algo.

-¡Jesús, bendito! ¿Y eso? Los piratas son gente malísima.

-Yo seré una pirata buena, pero muy aventurera.

-¡Y encima “bucanera”! ¿Pero tú sabe lo que significa esa palabra?

-No. Pero, ¿a que suena chulo?

La mamá se  puso muy, muy seria; se cruzó de brazos y le dijo:

-Mira, Lucía. Quítate esa idea de la cabeza. ¡Jamás serás pirata!

A Lucía se le borró la sonrisa de la cara y la miró muy compungida:

-¿Ni en la fiesta de disfraces de mi cole?

-Bueno, eso es otra cosa. Para eso sí, claro, faltaría más.

Ahora fue Lucía la que se cruzó de brazos y miró a su madre, retadora:

-¡Pero si no hablaba de otra cosa!

La cara de la mamá se puso roja y tuvo una tos muy repentina.

-Eeeeehhh… Bueno…. Pues perdona… No sé qué me pasó por la cabeza…

Y Lucía, moviendo la cabeza, dijo:

-A estas mamás tan sobreprotectoras es lo que les pasa, que de vez en cuando se les va la olla…

-¿Qué?

-… La pinza.

-¿Cómo?

-Nada, mamá, nada. Relájate. Ya pasó todo.

Y Lucía se fue, sin decir más, a su alcoba. Allí se puso el disfraz de pirata bucanero que ya tenía en el armario. Y antes de que la llamaran a comer, cruzó los siete mares un montón de veces, haciendo frente a todo tipo de enemigos y tormentas…

 
Claudia Navarro Ilustradora
martes, 08 de diciembre de 2015
Image
 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente > Final >>

Resultados 37 - 45 de 1161

TU VISITA es la nº:
ContadorContadorContadorContadorContadorContadorContador
ContadorEsta Semana51
______________
MUCHAS GRACIAS
Menú principal
Inicio
Entrevistas
Cuentos para leer
Quien soy
Palabritas de Lucía
Descargas
Tablón de Avisos
Contactar
Deja tu comentario
Si lees uno...
Image
 
Me lo apunto
Image
 
Te espera en La Pizarra
Image
 
 
Últimas noticias
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?