AGREGAR A FAVORITOS
foral design
BRUJA METEORÓLOGA...María Inés Linares PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Administrator   
lunes, 01 de febrero de 2016

Ilustración: Leo Batic

Quienes no conocen su poder suelen criticarla por andar con la cabeza en las nubes. No entienden que ese es precisamente su trabajo. Y sus cinco sentidos, las herramientas a su servicio.
ImageCon sus enormes anteojos de aumento, pasa horas observando el cielo. La lente izquierda le permite dialogar sin palabras con las nubes: así, convence a los pacíficos cirrus para que brinden un atardecer luminoso en un domingo demasiado melancólico; o convoca suficientes cumulonimbus para desatar esa tormenta por la que las cosechas ruegan. La lente derecha, en cambio, le sirve para anticipar arcoiris, tormentas eléctricas, auroras boreales… todo lo que ella llama “los efectos especiales”.
Con su nariz olfatea y disfruta las tormentas a kilómetros de distancia. Como el olor de la lluvia nunca es igual, sino que cambia según de dónde provenga, ella puede no solo pronosticar cuándo lloverá, sino hacer anuncios tales como “viene agua de las sierras, trae perfume de manzanilla; ideal para que las rubias se laven el pelo”. O “cuidado con esta lluvia, viene cargada de hollín: no dejen ropa tendida porque tendrán que volver a lavarla”.
Con sus orejas, apenas disimuladas entre los mechones despeinados de su pelo, capta los arpegios de los vientos. A veces cambia impresiones con la bruja directora de orquesta, que en cierto modo es casi su socia. Después de todo, alguien tiene que marcar el compás.
Le basta con asomar la punta de la lengua para sentir el sabor de las estaciones: se ilusiona con el gusto a tilo y a flor de paraíso que trae la primavera, con el sutil dulzor de chocolate del otoño tardío. La bruja cocinera suele consultarla para planear su menú según el gusto que tiene el aire del día. Porque no es cuestión de desentonar.
Y qué decir de su piel… Aunque es pudorosa y casi siempre va cubierta con su túnica demasiado amplia y algo desprolija, cuando sabe que está sola se desnuda para que el aire escriba sobre sus poros. Así, sabe el momento exacto en el que el calor del sol anuncia que el verano ha comenzado, más allá de lo que los calendarios (y el deseo de la gente) indican. O se estremece con los primeros copos de nieve… varios días antes de que caigan.
A veces, cuando se siente un poco melancólica, piensa que sería más divertido no saber. Pero enseguida se arrepiente y acepta agradecida el regalo que la Naturaleza le hace al compartir con ella sus planes antes de ejecutarlos.
La gente aplaude su infalibilidad y le dice: “Ojalá los de la tele acertaran siempre, como usted”.
La bruja meteoróloga solo sonríe, mientras aconseja: “Mañana abríguense, porque va a refrescar”.

 Image

 

 
< Anterior   Siguiente >

TU VISITA es la nº:
ContadorContadorContadorContadorContadorContadorContador
ContadorEsta Semana668
______________
MUCHAS GRACIAS
Menú principal
Inicio
Entrevistas
Cuentos para leer
Quien soy
Palabritas de Lucía
Descargas
Tablón de Avisos
Contactar
Deja tu comentario
Si lees uno...
Image
 
Me lo apunto
Image
 
Te espera en La Pizarra
Image
 
 
Últimas noticias
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?