AGREGAR A FAVORITOS
foral design
También fueron niñ@s "José Luis Campanari" PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Administrator   
sábado, 23 de noviembre de 2013

 

ImageJosé Luis Campanari nació el 1 de septiembre de 1959 en el populoso barrio de  Chacarita (Buenos Aires-Argentina). Hijo de Elsa Adela Olivito, costurera de la sastrería de su abuelo Guiseppe y, más tarde cocinera y repostera y de Eugenio Oscar Campanari, que tenía una tienda de papeles a la vuelta de su casa. Es el más pequeño de cinco hermanos: Dalia, Leonor, Osvaldo y Ricardo. Sus hermanos le han regalado cuatro sobrinas, ocho sobrinos y cuatro Imagesobrinos-nietos. Estudiar arquitectura le ayudo a descubrir que lo suyo era el teatro. Fue entonces cuando comenzó su formación artística: teatro, danza, canto, expresión corporal, clown. El teatro mudo le llevó a la narración oral y esta, a viajar por aquí y por allá desde 1959.

Vive en Lugo (Galicia) desde 1999. Cuenta, escribe, imparte talleres, dirige teatro y actúa. Le gusta pasear, juntarse con gente amiga, cocinar, pintar y dibuja, pero lo que más le gusta: tomar helados en todas las estaciones del año.

 

 


"De pequeño quería ser mayor"

Image

 Si te pido que hagas un viaje a tu infancia ¿qué es lo primero que se te viene a la memoria?  Una imagen, un color, un olor, una canción…..? Cuéntame

  • Una imagen: la mesa de la cocina los domingos, cubierta de pasta recién amasada y el olor del estofado al fuego... todo preparado para una estupendo comida en familia, con larga sobremesa (casi hasta la noche)
  • Una canción:

Levántate Juana
y enciende la vela,
para ver quién anda
por la cabecera.

Son los angelitos
que andan de carrera
despertando al niño
para ir a la escuela.

Esta canción la cantaba mi madre. Pero si bien la recuerdo de pequeño, la imagen que tengo más grabada es cuando se la cantaba a sus nietas y nietos.

 

  • Un color: el color de las hojas en el suelo, el otoño... anunciando que se acababa el tiempo de lo helados, de los Imagejuegos en la calle todos los días, cosas que me gustaban... pero también me gustaba ese tiempo de estar en casa después de la escuela. Tomar la merienda y a jugar con los amigos en mi casa o en la de algún otro.

 Cuéntame  un momento muy feliz de tu infancia y uno que recuerdes con tristeza.

  • Momento felices muchos, no recuerdo uno en particular que destaque sobre los otros. Tuve una buena infancia, quizás la pelo-pincho en el patio de mi casa o los asados en la terraza son recuerdos destacables.
  • Puedo recordar algunas muertes de mi entorno (familiares y vecinos) que marcan momentos de tristeza.

 ¿Para dormir preferías leer o que te contaran un cuento?

  • A decir verdad no había cuentos en mi casa a la hora de dormir. Pero mi padre me rascaba la espalda y eso me hacía dormir relajadamente y tener buenos sueños.

 ¿Recuerdas que fue lo primero que leíste sólo:  un libro de cuentos, un tebeo, un libro de aventuras ….? ¿Te acuerdas del título?

  • o primero que ha llegado a mis manos fue la revista Billiken. Una revista que había ( y creo que la hay aún) en Argentina. Traía información sobre lo históricos, cuentos, juegos, tiras de comics, personajes que luego pasaron a la televisión y muchas cosas más.
  • Me encantaba esa revista por los dibujos que traía. Siempre me gustó dibujar y pintar y copiaba estas ilustraciones en mi cuaderno de la escuela o simplemente en folios.

 ¿De qué libro guardas un buen recuerdo y porque?

  • No podría decirte si pertenece o no a mi infancia, pero los libros de los que guardo un buen recuerdo y que releo con cierta frecuencia son "Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas" y "Alicia a través del espejo", de Lewis Carroll.
  • No solo me gusta leerlo sino también voy juntando diferentes ediciones de este libro. Lo tengo en varios formatos, en varios idiomas, con ilustraciones de lo más variadas. Con el material de estos libros hice la dramaturgia y dirección de Imageel espectáculo teatral "Unha merenda de Alicias", con la compañía teatral Sapristi en el año 2005.

 ¿Qué era lo mejor del verano?

  • Lo mejor del verano, además de tener todo el tiempo del mundo para hacer lo que me diera la gana, la pelo-pincho, una pequeña piscina de lona que se armaba en el patio de mi casa en la cual uno se podía remojar y jugar con en el agua.
  • Y un poco más grande las tardes en la piscina del club Comunicaciones, con los amigos.
  • Y también los veranos en Miramar.

 ¿Te gustaba jugar sólo o preferías las pandillas?

  • Me gustaba jugar, tanto en pandilla como en solitario. Pero lo que más me gustaba era jugar con botones que tenía guardados en una caja y hacer manualidades con papel y cartón.

 ¿Recuerdas alguno de tus juegos favoritos con los amigos?

  • El ludo (así se llama al parchís en Argentina). Y recuerdo un cumpleaños en el que me regalaron el Ludomatic, que era un tablero que en el medio tenia una semiesfera de plástico transparente en el que estaba el dado. Para tirar el dado no había más que apretar esta burbuja y este se movía por el aire.

¿Cuál es el juguete del que guardas un especial recuerdo?

  • Un camión de lata a cuerdas que salían las cabezas de tres cerdos por el techo. Era uno de esos juguetes con los que casi no se podía jugar y además recuerdo que cuando desarmamos la casa de Chacarita (que yo ya tenía Imagecuarenta años) este juguete estaba en el armario de mi madre entre los papeles importantes y esas cosas.

¿Que te gustaba coleccionar de niño?

  • Si bien coleccionaba figuritas (cromos), las que estuvieran de moda en cada temporada. Coleccionaba botones, costumbre que sigo manteniendo y cada tanto alguien me regala algún botón particular que generalmente está relacionado con algún recuerdo de su vida.
  • Por otro lado, siempre me gustaron los marcadores (rotuladores) y las pinturitas (lápices de colores) y si bien no Imagepuedo decir que los coleccionaba exactamente, como me regalaban muchos siempre tenía un par de cajas guardadas sin abrir y eso me encantaba (ahora también tengo un cajón con cosas de pintura sin estrenar).

 De los amigos de la infancia, ¿conservas alguno?

  • No conservo en presencia amigos de la infancia, pero si en la memoria.

Curiosamente hace un años me reencontré vía internet con Eduardo Webbi, uno de los que más recuerdos tengo, tanto de él como de su familia. La verdad que me agradó muchísimo el encuentro que por el momento es cibernético, hasta que vaya por Buenos Aires y podamos encontrarnos en persona.

 ¿De pequeño querías ser como….? (personajes reales, ficticios, cercanos...)

De pequeño quería ser mayor, creo que como la mayoría de los niños. Lo más curioso es que ahora que soy mayor también quiero ser mayor, como la minoría de los mayores. Como referentes de personas mayores, la tía María, mi papá, Imagemi mamá, un maestro que tuve en sexto grado, y otras personas de mi entorno a quienes siempre admiré porque vivían la vida muy a su aire.

 ¿Cuando eras pequeño que soñabas ser de mayor?

  • Soñaba con ser cocinero. Mi madre estudiaba arte culinario y la universidad popular con Emmy de Molina. Muchas veces me llevaba con ella a sus clases y yo aprendí desde muy pequeño este maravilloso oficio. Más tarde, cuando mi madre empezó a dedicarse a la repostería artesanal yo era uno de sus colaboradores. Sigo soñando con ser cocinero y no descarto la idea de serlo algún día. Mientras tanto cocino para la gente amiga.

 ¿Se han cumplido los sueños de tu infancia?

  • Si, considerando que el mayor de mis sueños era ser mayor, lo he cumplido. Se podría decir que era un sueño fácil de alcanzar, pero no era solo ser mayor, sino serlo de una manera en concreto que creo que estoy logrando que sea así. Una persona relajada, que hace lo que le da la gana y no pierde el espíritu lúdico o, mejor dicho, las ganas de jugar.

 Si pudieras volver a ser un niño ¿qué tres cosas no dejarías de hacer?

  • Jugar con los botones, pintar e ir a comprar el pan.

A decir verdad, nunca las dejé de hacer.

Image 

 
< Anterior   Siguiente >

Menú principal
Inicio
Entrevistas
Cuentos para leer
Quien soy
Palabritas de Lucía
Descargas
Tablón de Avisos
Contactar
Deja tu comentario