AGREGAR A FAVORITOS
foral design
Tambien fueron niñ@s "Rubén Díaz Herrera" PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Administrator   
sábado, 19 de octubre de 2013

Image 

Me llamo Rubén Díaz Herrera, nací el 28 de abril de 1966 a las 6:30 de la mañana, algo que me ha debido marcarme de por Imagevida, pues ya sea sábado, domingo o fiestas de guardar, a esa hora ya tengo que tener la pata fuera de la cama; eso sí, soy como las gallinas, tempranito en el echadero... a las once menos cinco, ya estoy como pájaro fuera de nido espizcao mirando el reloj y poniendo excusas para arrugar la almohada.

Soy  de San Mateo, pero mi madre me llevó a nacer a la Cínica de San José", en la playa de Las Canteras", y oiga, eso también debe de marcar, pues me gusta el sol como a los cangrejos, pero envueltito en arena como las croquetas.

Mi primer cachete me lo dio Don Juan Guerra, el ginecólogo que asistió a mi madre... pero yo les juro que no hice nada para merecerlo, a menos que aquel hombre tuviera el don de la clarividencia... pues mis hermanos y yo hicimos más perrerias de chicos que chanclas tuvo mi madre pa´ ponernos rectos. ¡Ah!, que no les he contado que tengo tres hermanos: dos de ojos azules y uno moreno como yo. Dicen que mi color de piel viene de mi abuela Modesta, la que nació en Cuba por culpa de la emigración, pero mis ojos oscuros y pequeñitos son como los de mi madre, Celia, una muchachita del Lugarejo hija de Miguelito el Caminero, un viudo joven de buen ver y de ojos azules procedente de Valsequillo, y de Carmen, una mujer de mente abierta y adelantada a su tiempo que procedía del Molino del Pilar.  

¿Que cómo vine a parar a San Mateo?, eso fue cosa de mi padre, Antonio Díaz, un mecánico de San Mateo, hijo de Antoñito Díaz o Antoñito Marín o Marina, como era conocido por estos lares. Digo que fue cosa de mi padre porque bajaba cada día al Madroñal a mocear con mi madre hasta que se casó y se la trajo pa´ San Mateo.

Mi infancia fue feliz, compartiendo bici con mi hermano mayor, correteando por el pueblo, y jugando en el barranco, claro, que sin que mi madre se enterara... Recuerdo que nos dejaba salir a la plaza y, mi hermano Miguel y yo, arrancábamos con los pequeños y nos perdíamos en cuanto se daba la vuelta... ¡anda que nos llevamos bronca por eso!.

Pero si había algo que me gustaba, era bajar al Madroñal a casa de mi abuela Carmen. Por aquellos tiempos, mi madre me mandaba a su casa a por una gallina para la sopa, caminando claro, pero cuando llegaba a San Mateo la pobre gallina no se tenía en pie, ya me había encargado yo de dejarla con fatiga. La traía desde el Madroñal cogida por las patas, zarandeándola y dándole más vueltas que a una noria.

A medida que fui entrando a la adolescencia, pasaba más horas en el Madroñal, en casa de mi abuela. Ya les dije que fue una mujer adelantada para su tiempo, de ella aprendí el gusto por la lectura, las conversaciones envueltas en debates y la serenidad para hacer las cosas... quizás hasta surgiera de ahí mi atracción por la política.

En gran medida le debo a mi abuela como soy: un hombre tranquilo, creyente, y como dice mi mujer, muy confiado, para mí todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Esos sí, como buen Tauro soy muy cabezota, no cejé en mi intento hasta que no conseguí casarme con mi Imagemujer, y además poniendo mis condiciones, porque yo no estaba dispuesto a vivir en otro sitio que no fuera San Mateo, mi pueblo natal, el espacio en el que me siento sereno y vio nacer a mi hijo, que como yo, tiene los ojos de su abuela, mi madre.

Dicen que recordar la infancia a veces te lleva por pasadizos amargos, pero ese no es mi caso, tengo más recuerdos bonitos que tristes, tal vez sea porque soy un hombre que siempre mira el lado bueno de las cosas, procurando que en mi cabeza y en mi corazón sólo quede espacio para las cosas buenas. Sea por una razón u otra, hasta ahora no me ha ido mal, así que ¿para qué cambiarlo? ¿No creen?.

( Por Mª Ángeles Benjumea Fleitas)

La mujer que se llevó esa prenda de San Mateo al que tanto amo.


 " Nunca había un verano igual al anterior"


Si te pido que hagas un viaje a tu infancia ¿qué es lo primero que se te viene a la memoria?  Una imagen, un color, un olor, una canción…..? Cuéntame

  • De mi infancia, el color azul del cielo cuando llegaba el verano y el blanco de la bruma en invierno. Una imagen que Imagesiempre me quedó grabada era lo que veía por la ventana de mi habitación, la Montañeta de La Caldereta, me atraía de manera mágica, no sé porqué. Los olores, siempre a los potajes que guisaba mi madre en la cocina y que impregnaban toda la casa y siempre preguntando a mi madre si la comida ya estaba hecha. Otra imagen y canción que nunca se me olvidará era ver a las “mayorest” con D. Francisco Campos, el maestro, ensayando en la plaza y cantando “margarita se llama mi amor”, jajaja. Me resultaban muy graciosas y como no, las canciones de los Imagepayasos en la tele, en blanco y negro, por supuesto.

 Cuéntame  un momento muy feliz de tu infancia y uno que recuerdes con tristeza.

  • Recuerdo el día de mi Primera comunión, que me tocó celebrarla con mis primos, los gemelos, ya que teníamos la misma edad y se llenó la casa de familia, con tarta incluida. No hay un episodio que recuerde de especial tristeza ya que a nivel familiar, mi abuelo materno había fallecido antes de yo nacer y el resto murieron siendo ya mayor. Aunque es verdad que después con 12 años y al entrar en 6º curso, fui a la antigua universidad laboral en la que estuve un año interno en la residencia de estudiantes. Estaba toda la semana allí y volvía a mi casa el sábado a mediodía, el domingo a media tarde volvía al centro. Fue una época que la pasé con cierta tristeza. No entendía porqué tenía que Imageestar fuera de mi casa y alejado de mi familia tantos dias.

 ¿Para dormir preferías leer o que te contaran un cuento?

  • Siempre prefería leer el cuento yo mismo. Me encantaba leer con detenimiento y meterme en la historia y sus personajes. Hacía volar la imaginación y ocupar un personaje que me gustara para participar de lleno en la aventura.

¿Recuerdas que fue lo primero que leíste sólo:  un libro de cuentos, un tebeo, un libro de aventuras ….? ¿Te acuerdas del título?

  • ImageEmpecé con los tebeos, mortadelo y filemón, zipi, zape, capitán trueno, para ya en la adolescencia seguir con Momo.

 ¿De qué libro guardas un buen recuerdo y porque?

  • Del libro de Momo, de como los hombres grises aparecían para quitarte el tiempo.

 ¿Qué era lo mejor del verano?

  • Lo novedoso, nunca había un verano igual al anterior, por las personas, las situaciones, las idas a la playa de San ImageAgustín los domingos con toda la familia en su concepto más ámplio. Siempre nos juntábamos entre adultos y niños unas 20 persona
  •  ¿Te gustaba jugar sólo o preferías las pandillas?
  • Siempre en pandilla, nunca sólo. En mi época, éramos casi todos familias numerosas con lo cual nos podiamos encontrar jugando 50 chiquillos.

 ¿Recuerdas alguno de tus juegos favoritos con los amigos?

  • Los típicos de nuestra infancia, la cogida, el escondite, churro, la pelota, que siempre lo haciamos en la plaza del pueblo hasta que venían los guardias y nos echaban.

 ¿Cuál es el juguete del que guardas un especial recuerdo?

  • No hay un juguete especial, ya que nunca nos duraban más de 15 días después de los Reyes. Entre lo brutos que éramos y mi hermano mayor que siempre quería abrir los juguetes para ver como eran por dentro, era imposible que me duraran mucho. A pesar de ello, tengo buen recuerdo de la bicicleta que nos regalaron con 12 años, por Imagesupuesto, compartida con mi hermano.

¿Que te gustaba coleccionar de niño?

  • Boliches, estampas de futbol y por supuesto las estampas que sacábamos de las cajas de fósforos para después jugar con otros niños.

 De los amigos de la infancia, ¿conservas alguno?

  • Aquellos que ibamos juntos al cole, Isabel(la de Cueva Grande), Juan Manuel el de La Higuera...

 ¿De pequeño querías ser como…? (personajes reales, ficticios, cercanos,….)

  • Jajajaja, siempre como el Capitán Trueno o el Jabato.

 ¿Cuando eras pequeño que soñabas ser de mayor?

  • Bufff, tantas cosas. Quería ser como mi padre, un buen tornero o desarmar un tractor o el motor de un coche y Imagedejarlo como nuevo. Después cura, médico, etc. Quería ser y hacer tantas cosas.

 ¿Se han cumplido los sueños de tu infancia?

  • No me puedo quejar, siempre me gustó organizar actividades, me encantaba el teatro y hoy en día me puedo sentir de lujo organizando actividades culturales.

 Si pudieras volver a ser un niño ¿que tres cosas no dejarías de hacer?.

  • Jugar, cuidar animales y por supuesto, volver a abrazar a mi abuela, la del Madroñal.

 

 

 
< Anterior   Siguiente >

Menú principal
Inicio
Entrevistas
Cuentos para leer
Quien soy
Palabritas de Lucía
Descargas
Tablón de Avisos
Contactar
Deja tu comentario