AGREGAR A FAVORITOS
foral design
"Tambien fueron niñ@s" Rubén Darío Rodríguez Vega PDF Imprimir E-Mail
Escrito por Administrator   
sábado, 06 de julio de 2013

ImageNací el 25 de Mayo de hace ya 31 años en Las Palmas de Gran Canaria. Mis padres son Rogelio Rodríguez y Estrella Vega. Somos siete hermanos en total, y yo soy el más pequeño de ellos. De los cuales dos son chicas y el resto chicos. Soy Actor licenciado por la Escuela de Actores de Canarias. Acabé mis estudios en el año 2009. En mis ratos libres me gusta meterme en algún barranco, correr, leer, ver cine, estar en familia o ir a la playa. También me gusta bailar y tener largas conversaciones donde se hable de arreglar el mundo.

Imageuenta su hermana Yolanda que Rubén de chiquitito era un niño hermosísimo y al ser el más pequeño, el más mimado de todos. Yoly  tenía que esconderse de él cuando quería salir con sus amigas porque, el pequeñajo se apuntaba a todas las marcha. Ya desde chico  la calle era lo suyo. Todos mis hermanos-cuenta Yolanda- hicimos un pacto: si algo pasaba en casa la culpa la tenía Rubén. El pobre alcanzó alguna reprimenda por cosas que no había hecho hasta que los padres descubrieron "la trama de los hermanos mayores". No le gustaba ayudar en la carpintería de papá como hacían el resto de mis hermanos. Lo más cerca que estaba del serrín era cuando mis hermanos lo mojaban todo y llenaban de serrín. Seguro que al Rubén no se le ha olvidado lo que le picaba el cuerpo y lo que tardaba en liberarse de todo aquel emplaste -cuenta Yoly entre risas-. La madre de Rubén cuenta que ya desde bien chiquito al niño le gustaba llamar la atencion: se quitaba el pañal en la cuna y ponía el culeten en pompa. El le enseñaba su trasero a todo el mundo. Era un niño muy glotón -cuenta su madre- "la barredora", le llamaba; porque no soló barría el plato de él sino el resto de los que dejaban sus hermanos. Era un niño cariñoso y atento, a las que las vecinas adoraban porque no había recado que Rubén no hiciera. Le encantaba charlar con la gente mayor y escribir en una libreta su poesías y su cosas -cuenta Estrella al otro lado del teléfono- mientras yo la imagino con una sonrisa en la mirada.

 


 

 "La vida me ha regalado los momentos que siempre soñé"

 

 Si te pido que hagas un viaje a tu infancia ¿qué es lo primero que se te viene a la memoria?  Una imagen, un color, un olor, una canción…..? Cuéntame

  • Jugar con mis hermanos a la lata y la piedra delante de casa. El juego consistía en que cada uno cogíamos una piedra y uno de nosotros cogía su piedra y la colocaba sobre una lata a cierta distancia de nosotros. Entonces, a quien le Imagetocara tirar, tenía que derribar la lata y la piedra. Entonces yo tenía que ir corriendo, colocar la lata, coger mi piedra, mientras que el que la había tirado, tenía que ir a buscar su piedra y volver al puesto de salida. Si yo lo alcanzaba antes de que llegara al puesto de salida, le tocaba a el colocar su piedra en la lata.  (Este juego no se compraba en una tienda, se inventaba con imaginación) Realmente recuerdo todos los juegos que solíamos hacer: las tardes de lluvia en invierno y cuando se iba la luz y estábamos todos en la sala sin movernos, con alguna vela temblando en la oscuridad.

 Cuéntame  un momento muy feliz de tu infancia y uno que recuerdes con tristeza.

  • Un momento muy feliz de mi infancia pues no sabría decirte, en realidad tengo muchos. Pero si recuerdo la alegría de la familia cuando nació mi primer sobrino. Yo tenía tan sólo 5 años y de buenas a primeras ya era tío. No sabía la responsabilidad que era eso...jejeej.
  • Como recuerdo triste. Pues si a alguien de la familia le pasaba algo o fallecía algún familiar o padres de algún amigo. Triste también era discutir con mis padres y darte cuenta lo equivocado que estabas…sin embargo, es parte de la vida. Todo nos enseña lo frágiles que somos y que estamos a merced del tiempo.

 ¿Para dormir preferías leer o que te contaran un cuento?

  • Prefiero leer, ya que me cansa la vista y me duermo enseguida. En realidad me encanta leer y devoro los libros cuando los tengo en mis manos. Aún así, en casa, dormíamos cuatro en una habitación y claro, siempre había uno de mis hermanos que se ponía a contar historias por la noche. Historias de miedo, suspense, inventadas, comedias, Imagechistes…y si nos gustaba, pues le dejábamos seguir, pero si no nos gustaban llamábamos a papá y a mamá para que lo hiciera callar.

 ¿Recuerdas que fue lo primero que leíste sólo:  un libro de cuentos, un tebeo, un libro de aventuras ….? ¿Te acuerdas del título?

  • Pues leí un libro que no recuerdo bien como se llama, pero que me regalaron por navidad. La historia tenía que ver con unos personajes peludos y enanos de La guerra de las galaxias. Y tenían que proteger una piedra preciosa y que nadie la encontrara para que no se despertara el monstruo de piedra. Los Iwoks o algo así. (jejeje) También leí muchas veces EL Viaje del Maestre Zamaor del Barco de Vapor. En verdad si tenía un libro en las manos lo quería leer, me apasionaban las poesías, el romancero tradicional canario y, según fui creciendo, pues también leía libros de mis grupos favoritos.

 ¿De qué libro guardas un buen recuerdo y porque?

  • Guardo un gran recuerdo del poemario de Pedro Lezcano. Un poeta Canario y siempre tengo presente su poema “La Maleta”. Este poema me lo aprendí mientras estaba en 3ª de Bachillerato y fue el que escogí para presentarlo en mis pruebas de acceso a la Escuela de Actores. Habla del sentir canario, de la necesidad de marcharse para trabajar, de la frustración de ver como los “extranjeros” destrozaban nuestra tierra, que pensarían nuestros vecinos africanos mirándonos desde lejos, habla de la mujer canaria, hablaba de la historia, de canariedad, de insularidad. Habla de enfrentarse a la vida bajo la amenaza del hambre, de luchar por la familia y también habla de negarse a bajar la Imagecabeza, de plantarle cara a quien nos quiera mover de aquí, de decirle a los que nos quieren arrebatar nuestra ínsula que no dejaremos que nos la roben por cuatro duros (euros). En fin, un poema que habla de cómo se debían sentir mis abuelos. Aunque hoy en día, estamos viviendo algo parecido.

 ¿Qué era lo mejor del verano?

  • Sin lugar a dudas, las fiestas de mi pueblo. Lomo Magullo. Era el encuentro en medio del verano de todos los vecinos, amigos y eso significaba, juegos, verbenas, carreras de sacos, gynkanas, búsquedas del tesoro. En fin, uno esperaba que el verano se detuviera en ese espacio de tiempo para poder disfrutar todos los días en la plaza. Jugar a policías y ladrones todos, unos 20 o 30 niños y niñas. La noche de los fuegos artificiales y disfrutar en la plaza de las noches de verano tomando un helado o comiendo pipas en la puerta de la Caja Insular del pueblo. También recuerdo con mucha satisfacción los baños en la acequia con mi hermano Alejandro o ir a jugar al fútbol con mis amigos al colegio.

  • ,También recuerdo ir a coger nísperos con mi amigo Ayose, pero también podían ser ciruelas, piñas o lo que fuera con tal de meternos una zampada a costa de algún vecino que había regado sus frutos durante todo el año. En fin, Imageespero que nadie nos guarde rencor. ¿Quién no cogió alguna vez alguna fruta prestada?

 ¿Te gustaba jugar sólo o preferías las pandillas?

  • La soledad no existía antes. Eso es hoy en día con tanta maquinita. Antes tenías la necesidad imperiosa de salir a la calle y siempre estaba llena. Recuerdo las guerras de veroles que hacíamos en el pueblo. Los del alto contra los de mi calle. El teje dibujado en  el asfalto de mi calle, o inventando historias de miedo por las noches. Juegos de cartas, juegos en grupo, la comba, la escondite cogía alrededor del campo de lucha. En fin, era impensable estar solo. Cuando no era con unos era con otros. Siempre había con quien jugar. Por suerte también he tenido seis hermanos más y siempre estábamos jugando.
  • No existían las pandillas como tales. En Lomo Magullo siempre ha existido una mezcla en los grupos, da igual que tuvieras 20 años, que el de 10 podía estar igual de integrado en el grupo para jugar al fútbol en el colegio. Todos nos protegíamos y nos cuidábamos. Desde la vecina que nos compraba los helados por 35 pesetas a quien nos ensayaba para las scala en hifi.

 ¿Recuerdas alguno de tus juegos favoritos con los amigos?

  • Pues no recuerdo uno en particular. Es que siempre andábamos cambiando los juegos. Quizá el que mas echo de menos es la escondite cogía, porque te pasabas toda la noche sin cansarte. (bueno toda la noche no, hasta que salía mi madre o alguno de mis hermanos y daba el toque de queda) Me gustaba porque era muy divertido y los sitios Imagedonde escondernos a veces podía ser hasta casi todo el pueblo.

 ¿Cuál es el juguete del que guardas un especial recuerdo?

  • Realmente nunca fui un niño apegado a los juguetes, fui muy callejero. Recuerdo tirarme con una plancha por la calle hasta romper el pantalón. Es cierto, que hay un juguete que se suele vender en los puestos de las fiestas y es esa ruedita de colores con una bola dentro y un palito. Tuve uno, y recuerdo verme jugando con el en la habitación de juegos de mi casa. Esta habitación era conocida como la habitación de los pájaros. Fíjate, hablar de esta habitación me ha traído muchos recuerdos maravillosos, en esta habitación también jugábamos al boliche o creábamos edificios con cajas de cartón o jugábamos con los coches en nuestras ciudades inventadas. (Vaya, me está encantando esta entrevista, está siendo un viaje hacia un pasado maravilloso)

¿Que te gustaba coleccionar de niño?

  • Nunca coleccioné nada. Ni fotos, ni pegatinas. Sólo guardaba muy escondidas las poesías que me inventaba y que yo pensaba que eran las mejores que nunca nadie había inventado. (jajajajaj) No guardaba nada. Todo lo utilizaba y Imageluego se quedaba ahí, sin continuidad. La verdad que era una persona muy despistada con las cosas y se me perdían.

 De los amigos de la infancia, ¿conservas alguno?

  • Si, claro. Conservo a unos cuantos buenos. Siguen estando presente en cada uno de mis recuerdos y gracias a ellos soy quien soy. Siempre han estado ahí. Conservo muchos recuerdos con ellos, desde el patio del colegio, hasta hoy en día, cuando nos seguimos viendo para celebrar nuestros cumpleaños, o verlos ya con niños en los brazos, nuevos embarazos, estudios finalizados..etc. En fin, verles evolucionar en la vida es lo que más orgulloso me hace sentir de ellos.

 ¿De pequeño querías ser como…? (personajes reales, ficticios, cercanos,….)

  • Mi padre. Un hombre trabajador, honrado, que nos ha enseñado a valorar las cosas, la vida y lo que es el sacrificio. Gracias al el y a mi Madre soy quien soy hoy. Su apoyo, el hacerme entender la vida, el soltarme en su debido momento y dejarme volar…y a pesar de los pesares siempre han estado ahí. Gracias. Les quiero mucho. ;)
  • En cuanto a personajes de la historia siempre me fascinó la imagen de Ghandi luchando sin armas o las palabras de Martin Luther King. Son referentes en mi vida, de personas que persiguieron la libertad y la dignidad.

 ¿Cuando eras pequeño que soñabas ser de mayor?

  • Siempre quise ser o cirujano, psicólogo o actor. Está claro que las dos primeras no las he conseguido. (Aunque tengo pendiente comenzar psicología)

 ¿Se han cumplido los sueños de tu infancia?

  • Con creces, la vida me ha regalado los momentos que siempre soñé. He conseguido sacar la carrera de arte dramático y para mi era algo soñado simplemente. Hoy en día he podido estar gracias al teatro en Chile, EEUU, ImageMéxico, Italia, Madrid, Valencia, Sevilla, en casi todas las Islas y aún quedan nuevos espacios por descubrir y más tablas de escenario que gastar.

 Si pudieras volver a ser un niño ¿que tres cosas no dejarías de hacer?.

  • No dejaría de jugar, de reir y de apurar cada momento hasta el final. Siempre he dicho que fui muy feliz cuando niño. Porque fui libre para crear, para imaginar, para exponerme a la vida sin miedos, sin ataduras. Es una maravilla que volvería a repetir. Hoy en día sigo siendo muy niño, por eso sigo haciendo el payaso, porque creo que tenemos que mantener parte de la inocencia y de esa mirada que nos permite ser libres sin ser continuamente juzgados.
  • Me traería los sábados con mi abuelo regando en el terreno, los domingos con mi padre cogiendo tunos y todos los días de juegos con mis hermanos. Y si me lo permites, a esta lista de cosas, añadiría las celebraciones del día de San Juan y las fiestas en honor a San José en La Breña. Las celebraciones en familia de las navidades y los piropos de mi abuela cuando después de pedirle la bendición me decía con su voz endulzada por el tiempo “mi pequeña flor de mejorana” (eso era lo que yo le entendía..jejeje)

 Image

 

 

 

 

 

 

 

 

 
< Anterior   Siguiente >

Menú principal
Inicio
Entrevistas
Cuentos para leer
Quien soy
Palabritas de Lucía
Descargas
Tablón de Avisos
Contactar
Deja tu comentario